Translate

12 feb. 2013

No era una cualquiera

Como cualquier chica vino a mi cama:
de un lugar cualquiera,
con una apariencia cualquiera,
con un carácter cualquiera
para una única cosa;
eso pensaba yo
como lo pensaría cualquiera.
Se metió en mi cama
con algo de ropa,
pero tan poca
que no merece mención.
Me invitó a ir con ella
bajo las sabanas,
y cuando llegué,
la luz se apagó.
Su cabeza se recostó contra mi pecho
y sus brazos se acomodaron
en mi cuerpo;
sus labios besaron
mi corazón desde fuera
y susurraron
un buenas noches,
un ten unos dulces sueños
o como tú los quieras...
Y yo no supe que decir.
Desperté el primero.
Estábamos entrecruzados
así que esperé a que despertase
para no molestarla.
La luz de la ventana
entraba ligeramente por el hueco de la persiana
dejándome ver su cara:
No sabía que fuera tan hermosa.
Despertó, sonrió,
y sin más empezó a vestirse.
Yo no sabía que decir.
Acabó de apretarse las botas
y cuando ya estaba abriendo la puerta
con la chaqueta en la mano
fue que le pregunté:
-¿Por qué?
Ella se giró
con esa sonrisa de ilusión
apostada a un número entre cien,
y me dijo:
-Porque sabía que vendría como una cualquiera,
y no quería marcharme también así:
Nunca se llama a una chica cualquiera.
Cerró la puerta con decisión,
no con rudeza,
dejándome en la boca un cómo
y en la mesa una respuesta sin letras.

No hay comentarios :

Publicar un comentario