Translate

28 ago. 2012

Lo robaron del cielo

Inalcanzable, lejano.
Propenso a los sueños
cuando está despierto
y a ser realista 
cuando duerme;
a romper esquemas, límites 
y horizontes atravesándolos
cuando se despereza y se levanta por las mañanas;
propenso a dar luz a los sueños que se cobijan 
en la noche ocultando su forma auténtica
para difuminarlos en el viento y echarlos de casa
porque sólo le gustan los sueños sinceros:
los hechos de ilusión y sin lógica
que aún así se intentan;
le gusta la magia sin trucos,
antes al menos.
Ahora vi que lo pusieron en un salón 
y se me cayeron al corazón las lágrimas.
El inalcanzable y lejano 
no tenía a dónde escapar entre cuatro paredes.
Sus sueños, su realidad...
¿que volumen les podía dar
en un espacio finito?
¿ con una visión finita ?
¿Cómo dejar volar su ser al infinito 
si el mismo no podía ?
Se acabó amanecer y romper el cielo,
iluminar el mundo y desengañar a la 
gente de sus mentiras y sueños;
su luz era ahora para el salón del que prendía.
Hoy echo la vista atrás,
hacia ese salón y esa luz que cuelga del techo,
y no puedo evitar una punzada en mi pecho.
Quizás porque me duele que atraparan a quien era libre,
quizás porque pudo no existir nunca el inalcanzable y lejano
rompedor de limites y luchador de sueños que tanto admiraba;
quizás, simplemente, porque tal vez no existe ese salón.
Cualquiera de las posibilidades me quita el sueño desde hace tiempo,
y despierto, me asomo al balcón y lo que sí es un hecho,
es que ya no hay ninguna luz en el cielo.
No en el mío.








No hay comentarios :

Publicar un comentario